En la sangre •Capítulo 1•

Aquí podrás leer de forma gratuita los primeros capítulos de En la sangre, de Bry Aizoo; una novela de fantasía ambientada en la antigua roma, cuyo protagonista ve cómo cambia y se desbarata su vida de un día para otro, y en la que el amor a veces duele más que cualquier otra cosa. Ahora bien, te advertimos dos cosas:

  1. Esta novela es para mayores de edad por su contenido sexual.
  2. Es una historia adictiva que no podrás dejar de leer.

Aclarado esto, ¡bienvenid@ a este antro!


Entierra tu alma en un sitio oscuro 
donde no llegue nadie.
Donde nadie la encuentre.
Cuando vuelvas la vista atrás y camines 
sobre los cristales de recuerdos rotos
con la indiferencia de quien pisa hierba,
sabrás que ya eres de piedra. 
Solo entonces podrás desatar la furia de los dioses 
y quemar el mundo a tu paso.
La tormenta no te hará daño. 
El fuego no te hará daño. 
El acero no te hará daño.
Flores de sangre serán tu legado.

El orinal del Imperio

 

«Entierra tu alma en un sitio oscuro donde no llegue nadie. Donde nadie la encuentre».

El traqueteo de la caravana sacudió su cabeza sacándolo del sueño inquieto para arrojarlo de lleno a las garras de una realidad de pesadilla. Akron ahogó un lamento y lo encerró en su pecho. No más lágrimas. Ni una más.

«No te faltarán los motivos. Lo sé, será difícil. Puede que duela tanto que quieras arrancarte el corazón para no volver a sentir. Y ni entonces deberás llorar».

Sentía los huesos de sus caderas golpeando contra la superficie dura de la carreta y cada bache del camino, cada pequeña piedra, resonaba en su pequeño cuerpo dibujando el relieve del empedrado de la calzada con dolorosos destellos. Intentó moverse, variar de posición, pero eso no hizo más que empeorar las cosas. El esclavo que se apretaba contra su costado izquierdo interpretó su gesto como el reclamo de más espacio y defendió sus centímetros con un golpe de codo. Akron reprimió un nuevo gemido cuando la articulación se estrelló contra sus costillas y el nuevo gesto involuntario recibió un nuevo empellón, esta vez de su costado derecho.

—¿Qué sucede, domine[1]? ¿El asiento no es lo bastante confortable para su noble culo? —Algunas risas aisladas corearon la ocurrencia del esclavo. Akron lo tenía visto de antes, el chico que trabajaba con los caballos. Apenas habían cruzado nunca más de dos palabras, pero ahora todas las que vertía estaban cargadas de veneno—. Más vale que os acostumbréis —prosiguió—, vuestro noble culo no tardará en notar cosas más duras.

Esta vez no hubo ninguna risa, ni siquiera el caballerizo rio. Gruñó alguna cosa sin sentido, apartó la mirada y se sumergió de nuevo en su rincón. En ese lugar, en esa carreta en medio de la nada, el destino era una bestia cruel que se deleitaba aguardando un festín de cuerpos y almas.

«Sabes lo que te sucederá, ¿verdad? ¡Escúchame! Tú lo sabes, yo lo sé. No eres tonto, hermano. Sabes qué van a hacer contigo antes de que nadie te lo diga. Eres muy joven y… y no tienes marcas de golpes o enfermedades».

No, por mucho que odiara la pequeña carreta en la que se apilaba junto con una veintena de cuerpos sucios y semidesnudos; a pesar del olor nauseabundo de la humanidad que impregnaba cada poro de su piel, entraba por la nariz y llegaba hasta el estómago golpeando, haciendo que la mera posibilidad de ingerir cualquier cosa le provocara una arcada; a pesar de las llagas dolorosas que el aro de metal le estaba produciendo. A pesar de todo, sabía que lo que le esperaba al final del camino era mucho peor.

Haces de luz azulada se colaban entre los tablones, pero tanto podía ser el frío sol de invierno como la pálida luz de la luna llena. No había luz que le guiara ni que le permitiera calcular el paso del tiempo. Días, semanas…, ¿meses? ¿Cuánto había pasado desde que el mundo que conociera se hundiera bajo sus pies arrastrándolo con él?

«No uses tu nombre auténtico, nunca uses el nombre familiar, nadie debe saber quién eres. No te preocupes, yo te encontraré de todas formas. Solucionaré esto, confía en mí, hermano. Y, cuando lo haya hecho, recuperarás todo lo que te han quitado y nadie sabrá nunca lo que has tenido que pasar, lo que habrás tenido que hacer… Todo quedará atrás con tu nombre y el collar».

«Solo tienes que…».

—Aguantar —murmuró para sí. Solo aguantar, y eso haría.

 

 

Llovía, pero eso no era una novedad en la norteña villa. De hecho, lo que resultaba una sorpresa era encadenar varios días de sol incluso en verano. Pulvio daba cuenta de su tercer vaso de vino mientras contemplaba el armónico repiqueteo de las gotas en la piscina del jardín central.

—¿Aburrido? —preguntó Hipatia.

La mujer del edil, y su anfitriona aquella noche, tenía ya sus años, pero su piel seguía conservando la tersura de la juventud. No escondía el cabello bajo tupidas pelucas, sino que lo coloreaba con henna. Algo debía tener la dama para acompañar a un marido más joven destinado en el culo del mundo.

—No es eso, querida —la tranquilizó el leno[2]—. Es el tiempo, tan gris… Tanta oscuridad… Echo de menos el sol del corazón del Imperio. Nada brilla tanto como la poderosa Roma, aunque tú me traes una parte de su resplandor.

—Adulador —rio ella, con coquetería—. ¿Solo echas de menos el sol? Yo echo de menos todo. Estoy rodeada de salvajes y soldados y, a decir verdad, no sé cuáles son peores. Querido Pulvio, no entiendo cómo alguien como tú ha querido montar un negocio así tan lejos de todo lo que es civilizado. No lo entiendo, de verdad.

Pulvio sonrió con cierta suficiencia. Su negocio era especial, sí, y se distinguía de cualquiera que se le pareciera en la región. ¿Clientela? La clientela no faltaba. Vorgium era un territorio nuevo repleto de oportunistas: mercaderes, esclavistas, políticos a la búsqueda de un puesto de poder que les acercara un peldaño a sus aspiraciones, funcionarios del Imperio apartados del centro por alguna cuestión de necesidad imperiosa… y los nuevos ciudadanos, por supuesto. Muchos de ellos con tanto o más poder que los mencionados, aunque sin un ápice de cultura.

Iba a contestar algo a la bella dama cuando cierto revuelo les indicó que lo que todos esperaban ya había llegado.

Esclavos.

Parecía extraño que viviendo en un sitio que proveía de esclavos al resto del Imperio esa mercancía fuera tan esperada. Pero era lógico, si se pensaba bien. Apenas una década atrás, Vorgium había sido cuna de esclavos bárbaros. Ahora, terminada la guerra, sus habitantes habían conseguido el rango de ciudadanos y casi todos los esclavos que quedaban en la ciudad estaban de paso desde las tierras más allá del mar y seguían su camino hacia la ciudad madre. Pero todos tenían algo en común: eran bárbaros, salvajes sin educar, muy poco apropiados para trabajar en las casas de los señores o para hacer correctamente las labores domésticas que se esperaba de ellos. La mayoría ni siquiera eran capaces de articular palabra en ninguna lengua civilizada.

Por eso los esclavos que presentaban esa noche eran diferentes. Llegaban del corazón del Imperio perfectamente educados, conocedores de sus tareas, muchos de ellos versados en idiomas y más cultos que sus propios amos. Solía suceder; cuando un gran señor fallecía, los descendientes se repartían sus posesiones y, a veces, la forma más equitativa de hacerlo era repartir el dinero de la venta. Eso dejaba sin amo a muchos esclavos talentosos y serviciales. Esclavos de primera a la búsqueda de un amo que valorara sus capacidades y estuviera dispuesto a pagar un precio apropiado por ellas.

Con ese motivo Livio, el edil de Vorgium y su anfitrión esa noche, había organizado la subasta en su finca privada. Lejos de curiosos y de los nuevos ciudadanos. Allí solo se vendería lo mejor y solo los mejores podrían acceder a ello.

—¡Verilio! Bendiciones, querido amigo. —El anfitrión salió al encuentro del tratante mientras Pulvio permanecía un poco rezagado en compañía de la anfitriona, en una discreta segunda fila que le permitía observar a los otros comensales y estudiar la competencia—. Confío en que el viaje haya transcurrido sin incidentes.

—No puedo quejarme —comentó el tal Verilio. Era romano, porque se lo habían dicho, pero por su aspecto bien podía ser un bárbaro de Tracia. Lucía una barba descuidada, el cabello demasiado largo y llevaba la túnica empapada y sucia del viaje—. Tuvimos algunos problemas al cruzar los Alpes, pero el buen tiempo nos ha acompañado hasta la llegada. Parece que los dioses han abierto los cielos sobre tu pequeña ciudad. Me temo que eso ha afectado a mi mercancía, verás que está un poco más… mojada —bromeó—. Pero sigue siendo mercancía de primera, ya lo verás. Traída desde el corazón de Roma a los confines del mundo.

—¿Buscas algo en particular, Pulvio? —preguntó Hipatia solo para sus oídos.

—Nada en concreto, querida. Pero uno nunca sabe lo que puede encontrar.

Un legionario con uniforme de campaña entró tirando de una cadena; tras él, una docena de hombres y mujeres avanzaban en fila india con la cabeza gacha. Las escasas vestimentas que llevaban estaban sucias y mojadas por el largo camino. Cuatro legionarios más cerraban la comitiva. Fueron colocados en un lateral de la sala, expuestos de cara al público. Todas las facilidades para que el comprador examinara la mercancía.

—Mis disculpas, noble Livio —se excusó Verilio—. Me habría gustado tener la oportunidad de asearlos, pero poco antes de llegar se partió uno de los ejes de la carreta y perdimos un tiempo precioso con las reparaciones. Me habría sido imposible llegar al evento si me hubiera detenido más.

—Claro, y así se asegura de que no podamos distinguir por su aspecto a los bárbaros de los criados —murmuró Pulvio. Hipatia soltó una risita a su lado.

—Seguro que a ti no te engañará —comentó con voz aduladora—. ¿Qué ves?

Pulvio estudió a la dama mientras decidía si compartir sus observaciones con ella. ¿Por qué no? Sería divertido, y la mujer poseía influencias que podían ser muy beneficiosas. Casi todos los meses, ejércitos de paso cruzaban la ciudad. Mientras la campaña de Britania siguiera adelante, la ciudad prosperaría. No perdía nada por un poco de conversación intrascendente. Esperó a que desvistieran a todos los esclavos y se permitió un par de minutos de intenso escrutinio.

—Esta muchacha —comenzó delante de la susodicha, señalándola con un gesto tenue—. De un considerable atractivo. Bien alimentada, las magulladuras son superficiales, probablemente del viaje. La marca es un tatuaje en tinta en el hombro, delicado y costoso. Diría que era una de las favoritas de su patrón, quizá una doncella de su esposa. Los pechos siguen firmes y no hay marcas de distensión en el vientre, así que lo más probable es que no haya concebido. Tiembla de frío, pero no intenta ocultarse, no teme mostrar su cuerpo. Es un buen ejemplar, podría alcanzar los cincuenta denarios.

—No está mal —reconoció Hipatia—. ¿Pero cómo sabré que te equivocas?

—Yo te digo lo que veo, querida, depende de ti lo que quieras hacer con esa información.

Hipatia asintió algo más convencida y prosiguió su escrutinio. Pasó de largo varios esclavos y se detuvo delante de un chico joven y fuerte. No disimuló un gesto contenido de deseo ante el cuerpo del muchacho. Sí, en verdad su anatomía era envidiable, al menos en lo referente a su cuerpo, su rostro era otro cantar.

—¿Qué me dices de este?

Pulvio esbozó una sonrisa torcida y repitió el pequeño ejercicio.

—Brazos fuertes, piel tostada por el sol. Se aprecia a simple vista que está en buena forma, habituado al trabajo físico. Apenas veo marcas de latigazos, así que o su amo era blando o su comportamiento bueno. Marca a fuego, visible en el antebrazo. —Pulvio cogió el brazo del joven, estudió con detenimiento la serie de números y no reprimió un silbido de sorpresa—. Es la marca de un notable, ni más ni menos. ¿Un mozo de carga? ¿Un caballerizo, quizá? ¿Necesitas a alguien así, querida?

—Nunca se sabe lo que necesitarás —replicó ella encogiéndose de hombros—. ¿Y este chico? —dijo al detenerse delante de otro esclavo. Pulvio suspiró y encaró el nuevo desafío.

El esclavo tenía los ojos de un color indefinido que variaba entre el azul y el verde, ojos de color turquesa como las añoradas aguas del Mare Nostrum. Ojos que lo contemplaban con una mezcla de miedo y curiosidad. Pulvio le devolvió la mirada, no sin cierta sorpresa. El joven tenía una belleza que se podía calificar como turbadora. Frunció el ceño, pero decidió reservarse lo que pensaba.

—Piel blanca, manos suaves, no ha hecho trabajos físicos —murmuró a media voz—. Pero… está en muy buena forma. No es una musculatura exagerada, pero sí bien definida. ¿Ejercicios regulares? —preguntó para sí mismo—. El corte de pelo es… es el estilo patricio de la capital —dijo, cambiando sus palabras—. Está aterrado, pero no baja la mirada —observó. El muchacho captó la advertencia y se apresuró a adoptar una posición más sumisa.

«Un esclavo, ¡y una mierda! Este chico no sabe lo que es ser un esclavo».

—No está marcado o lo está en un sitio muy poco visible —continuó. Teniendo en cuenta que el muchacho estaba desnudo, lo más acertado sería pensar en lo primero—. Lo único que demuestra que es un esclavo es el collar del cuello.

—Y… ¿cuál es tu conclusión? —preguntó Hipatia.

—Viendo su edad y su evidente atractivo habría dicho que era catamita[3] en casa de alguien importante, pero…, míralo, está temblando. Un chico así, con este rostro y este cuerpo, habría despertado el deseo del domine más casto. Pero este no está acostumbrado a estar desnudo ni a ser admirado. —«No te han tocado en tu puta vida, verdad, ¿chico?»—. Diría que era un esclavo nacido en la casa de un patrón rico y demasiado indulgente —mintió. Decir sus sospechas en voz alta podría ser contraproducente—. El patrón o no le marcó por ser joven o bien contaba con venderlo más adelante y sabía que una marca podría rebajar su valor. ¿Cuántos años tienes, chico?

—Dieciséis —contestó el joven con un leve titubeo.

«¿Y a quién has cabreado tanto como para acabar así?».

—Parece uno de los chicos que te gustan a ti, querido Pulvio —susurró Hipatia a su oído con una voz cargada de ponzoña bañada en almíbar—. Podría comprarlo para mi marido —dijo con aire distraído—. Así quizá no pasaría tanto tiempo en tu establecimiento.

—La gracia de mi establecimiento, querida Hipatia, es la variedad. No dudo que el chico lo mantuviera entretenido un tiempo, pero no apostaría por una solución permanente. De hecho, no querrías que fuera una solución permanente.

La mujer cambió el rictus de la cara y por un momento fue presa de la ira, pero se las arregló para recomponerse y dibujar de nuevo su perfecta sonrisa de anfitriona.

—¿Entonces no vas a comprar nada? —preguntó.

—Quizá la muchacha, siempre y cuando su precio no exceda mis humildes posibilidades. Y el chico del notable tiene un buen cuerpo al que podría sacar partido. Habrá que instruirlo, pero…

—¿Y el joven virgen?

Pulvio dirigió la mirada al muchacho, que acababa de ruborizarse al escuchar las palabras de la señora de la casa.

—Todavía me lo estoy pensando —respondió.

—¿Qué es lo que tienes que pensar? —rio Hipatia—. Si se te pone dura con solo mirarlo.

—Oh, sacaría buen provecho del chico, no te quepa duda —aseguró Pulvio—. ¿Eres supersticiosa, querida? Porque yo no lo tengo claro, pero no me gustaría ofender a los dioses.

—¿Supersticioso? No te entiendo.

Pulvio iba a hacer otro comentario, pero el cuestor[4] dio la señal de que la subasta iba a comenzar.

Verilio tomó la palabra cantando las virtudes de una de las mujeres, la puja fue corta como casi todas las que le siguieron. Tal y como había vaticinado Pulvio, la muchacha y el esclavo del notable adquirieron cifras bastante elevadas. Incluso se permitió pujar tímidamente, aunque Hipatia tumbó sus aspiraciones con una sonrisita de suficiencia. La subasta había llegado a su ecuador sin demasiados altercados cuando Livio, el anfitrión, decidió hacer una pausa para agasajar a sus invitados mientras fuera la tormenta arreciaba.

Pulvio observó de nuevo al chico, sus ojos contemplaban ávidos de curiosidad todo lo que lo rodeaba. Se encontró con que la misma curiosidad era la que hacía que sus ojos se volvieran una y otra vez hacia el misterioso muchacho, y guio sus pasos hasta el tratante.

—Maese Verilio —saludó con cortesía. El tratante lo contempló sin reconocerlo—. Soy Tito Pulvio —se presentó—. Regento una casa de baños en las afueras, también soy leno para la curia[5] de la zona. Debería venir a visitarnos, mis protegidos harían enrojecer de envidia a cualquier delicatae[6].

—Creo que me han hablado de su casa de baños —dijo el tratante sin mostrar demasiada emoción—. Le he visto pujar por la muchacha. Atractiva, ¿verdad? Habría sido una gran adquisición para su lupanar, pero no conseguirá nada con sus tímidos intentos.

—Solo fue una distracción para… subir la puja —mintió—. En realidad, mis intereses están depositados en otro sitio.

—A ver si acierto, el joven Adonis[7] de ojos claros.

—Ese mismo —reconoció—, pero querría asegurarme de que mi dinero será bien gastado. Joven, hermoso y, supuestamente, bien educado —observó—. ¿Por qué se desprenderían de alguien así? ¿Quién era su anterior amo?

—Un señor poderoso con demasiados esclavos —replicó Verilio—. Disculpadme, buen Pulvio, pero han sido bastante explícitos al respecto. Nada de nombres.

—Me imaginaba que la respuesta sería esa. Entre tú y yo, buen Verilio, más que el esclavo de alguien parece el hijo de alguien.

El hombre perdió el color en el rostro y eso fue la respuesta que Pulvio necesitaba. Así que había dado en el blanco… Ese chico no era un esclavo o, como mínimo, no siempre lo había sido.

—Lo que dice es una acusación muy seria.

—No acuso a nadie, solo observo. Míralo bien, Verilio —dijo en voz baja, instándole a que contemplara al muchacho—. Mira su postura, está aterrado, pero no baja la cabeza hasta que se lo recuerdan, no sale de él. Es alguien que está acostumbrado a mirar por encima del hombro. Tiene marcas en las clavículas por culpa del collar, en su vida ha llevado un collar antes. Puedes decirles a todos que es un esclavo doméstico, pero la verdad saldrá a la luz.

—¡Es un esclavo! —exclamó el tratante alzando la voz. Pulvio le hizo una señal de advertencia para que bajara la voz. Verilio miró a su alrededor y suspiró aliviado al ver que nadie se había percatado de su desliz—. Es un esclavo —repitió—. Dos días antes de mi partida me lo ofrecieron con una única condición: que estuviera lejos. Apenas sé nada del chico. No ha dado problemas durante el viaje y me he ocupado de que nadie lo tocara. Todo es legal —insistió—, es un esclavo. Ahora lo es. ¿Piensa pujar por él?

—A la mayoría les inquietaría saber que su esclavo tiene un origen más noble que el suyo —prosiguió Pulvio.

—Pero a usted no, ¿verdad? —gruñó Verilio, parecía que estaba deseando deshacerse de su molesto interlocutor, pero Pulvio no se amedrentó.

—¿Inquietarme? —Sus ojos se clavaron de nuevo en el muchacho—. Debo reconocer que un poco. Pero también lo veo un aliciente.

 

 

Apenas era consciente de lo que pasaba a su alrededor. Por supuesto, sabía qué estaba sucediendo, lo había visto varias veces desde el otro lado, pero nunca se había imaginado que sería él el que se vería expuesto, desnudo, con un aro de metal alrededor del cuello. Nunca antes le había importado tanto la desnudez.

No sabría decir si sucedió rápido o, por el contrario, solo fue su percepción de una aburrida escena cotidiana. Todo ocurría demasiado deprisa para su lastrada conciencia. Aturdido, reaccionaba un segundo demasiado tarde a cualquier hecho.

Incredulidad, sí, eso. Esa debía ser la explicación al abotargamiento que nublaba sus sentidos. Quizá era eso lo que lo llevaba a ver la escena como un simple espectador.

Pero estaba sucediendo.

Le estaba sucediendo a él.

Lo estaban vendiendo.

Era un esclavo.

Y las palabras que habían conmocionado su mundo resonaban en su cabeza, escuchadas solo en parte, negadas a ser creídas, mientras una vocecita infantil y chillona le repetía una vez y otra que no era justo, que todo se arreglaría, que pronto todo volvería a ser lo que debía ser.

Pero Akron sabía que no era cierto. Ahora solo tenía que creérselo.

«Aguanta. Solo tienes que aguantar. Iré a buscarte y todo se arreglará».

Estaba sentado en una silla de brazos anchos, apoyaba el rostro en una mano, en sus gestos había soberbia contenida. Debía tener más de cuarenta años, pero se veía que se tomaba su tiempo en mantenerse en forma. El cabello era de un color grisáceo que mostraba sin coloración ni pelucas, no parecía preocuparle el paso del tiempo. Sus ropajes eran discretos, pero de calidad. Sus ojos eran claros, casi transparentes, y lo observaban sin pestañear.

—¿Cómo te llamas? —le preguntó de nuevo el que se había convertido en su amo.

Akron parpadeó confuso y dudó un momento antes de comprender que se estaba dirigiendo a él. Y aun así, se tomó otro momento antes de contestar. No era una pregunta sencilla. Le habían dejado muy claro lo que podía pasar si su identidad salía a relucir.

—Mi madre me llamaba Akron —contestó con voz trémula. No era una mentira. Seguro que no era lo que su amo quería escuchar, pero no era una mentira.

El tipo le miró con interés y alzó la barbilla en un gesto casi presuntuoso.

—Tu madre… ¿era una esclava? —le preguntó.

Akron se mordió el labio inferior y asintió con la cabeza.

—Sí.

—Sí, domine —le corrigió.

—Sí, do-domine —Akron tragó saliva—, pero…

Se interrumpió antes de continuar, quizá no debiera hablar más.

—¿Pero? —lo incitó a seguir.

—Su amo la liberó para casarse con ella.

—¿El amo era… tu padre?

Tuvo que tragar saliva de nuevo y, a pesar de eso, su voz seguía fallando. Se limitó a asentir con la cabeza. Su domine pareció satisfecho.

—Así que de eso se trata, eres un bastardo. Y dime una cosa, Akron. —Repitió el nombre con cierto retintín, dejando claro que no lo convencía—. ¿Tu padre no se acordó de liberarte a ti?

Akron no fue capaz de responder, pero su silencio y su expresión fueron todo lo que el hombre necesitó para estallar en sonoras carcajadas.

—Su pérdida; mi ganancia —dijo levantándose de golpe—. Sígueme, Akron, te enseñaré tu nueva casa.

Akron, que no había llegado a sentarse, salió caminando tras los pasos de su amo.

—Mi nombre es Tito Pulvio, aunque siempre te referirás a mí como domine —explicó con un tono de voz que rebosaba condescendencia mientras paseaba por la villa enseñándole las dependencias—. Tienes que aprender a mantener la mirada baja. No importa lo que fueras antes, ahora eres mi esclavo, ¿comprendes? —Esperó a que Akron asintiera antes de continuar—. Regento una casa de baños, es un negocio respetable y todo lo que ofrezco es de primera calidad. Y con eso quiero decir que te considero de primera calidad, muchacho. Si veo que no lo eres no dudaré en venderte a la caupona[8] del puerto —advirtió bajando el tono de voz. La idea era clara: «Tu vida es una mierda, pero puede ser mucho peor. Date por afortunado»—. Verás que hay varios esclavos que se ocupan del servicio, pero tú no formarás parte de ellos. Tú serás uno de mis catamitas. También tengo a mis chicas, pero ellas no importan en esta conversación y nunca podrás acercarte a ellas salvo que te lo ordene, ¿comprendes? —De nuevo esperó su asentimiento antes de continuar. Se relamió y asintió con la cabeza—. Tu trabajo consistirá en ayudar a los clientes con sus baños y acceder a todas sus peticiones. Sabes lo que quiero decir, ¿verdad? —Se giró para mirarlo a los ojos.

Akron le devolvió la mirada sin pestañear y asintió. Pulvio chasqueó la lengua, molesto.

—¿Sabes? Realmente tienes unos ojos muy bonitos, pero no debería estar viéndolos ahora. Cuida ese detalle —le advirtió—. La próxima vez acompañaré mis palabras con la fusta. Odio usarla, las marcas son difíciles de ocultar, pero no me tiembla la mano si he de hacerlo y de una forma u otra lo aprenderás.

—Lo siento, domine —se apresuró a disculparse, inclinando la cabeza.

—En fin…, ¿por dónde iba? —murmuró, molesto por la inoportuna interrupción—. Ah, sí. ¿Te han bañado alguna vez?

—Akron asintió sin dejar de mirar el suelo—. ¿Con esclavos? —Asintió de nuevo—. Entonces debes de estar familiarizado con su trabajo. Desde enjabonar, a masajes, comida, bebida, conversación no mucha, la verdad, y… ¿te follaste a tus esclavas alguna vez?

La pregunta y el tono empleado lo cogieron desprevenido. Tuvo que contenerse para no alzar la vista de nuevo, y negó con la cabeza.

—¿De verdad? —se extrañó su amo—. ¿Por qué? ¿No te dejaban?

Akron no supo qué contestar. No era que no lo dejaran o que no quisiera, era que sencillamente no lo había hecho. Era poco… apropiado. Su primera vez tenía que haber sido con el cambio de túnica y su padre habría buscado a alguien digna para que lo instruyera. Y, mientras tanto, él se había masturbado contando los días, deseando que llegara el momento, y no había hecho nada, porque creía que ese era su deber como hijo. Pero… ¿cómo podía explicárselo sin resultar más ridículo?

Por fortuna, Pulvio no esperó una respuesta. Continuó caminando mientras le enseñaba las dependencias.

—Aquí les dejamos, por supuesto —prosiguió—. De hecho, estos hombres tienen bañeras en sus casas y seguramente tienen esclavos, pero no como mis chicos. No, nadie tiene a mis muchachos. Las más renombradas delicatae se morirían de envidia y pasarían hambre si mis catamitas estuvieran en su ciudad. Ven, acompáñame por aquí. Te dejaré con ellos para que te lo expliquen todo.

Pulvio torció por unas escaleras que bajaban a la planta inferior. Desde allí llegaron a una sala grande, sin ventanas, con una mesa en el centro. En una esquina, contra la pared, se veían varias esteras tiradas en el suelo. Había tres muchachos que, al verlos entrar, interrumpieron su animada conversación y se pusieron de pie para recibirlos.

—Bendiciones, domine —respondieron casi al unísono.

—Bendiciones, ¿disfrutáis de mi regalo? —dijo en clara alusión a la fuente de fruta fresca que había en el centro de la mesa—. Bien hecho, con fruta todo sabe mejor. —Le guiñó un ojo en un gesto cómplice que Akron no fue capaz de interpretar y le hizo un ademán para que se acercara, él obedeció. Pulvio colocó sus manos sobre los hombros del muchacho—. Este es… Jacinto[9] —anunció, tras una breve pausa—. Y ellos son Ámpelos[10], Dafnis[11] y Ganímedes[12].

—Amantes de los dioses —susurró Akron en un murmullo casi inaudible.

—Como mínimo dignos de ellos —respondió Pulvio con una amplia sonrisa—. Cuidádmelo bien, muchachos, Jacinto tiene muchas cosas que aprender. Ganímedes, acompáñame, precisaré de tus servicios.

—Sí, domine.

El joven que marchó tras el amo tenía una larga melena de cabellos cobrizos, trenzados con esmero. Antes de irse, lo miró de reojo y Akron detectó cierta suspicacia en ese gesto. ¿Por qué? Acababan de conocerse.

—Es raro —comentó el que había sido presentado como Dafnis, un muchacho bajito y delgado con el cabello tan claro que parecía blanco y unos ojos grises que no dejaban de observarlo—. Pulvio suele probar a los nuevos antes de bajarlos, pero si ha llamado a Mael es que… —Formuló el resto de la pregunta con la mirada.

—No me ha tocado —respondió sin emoción—. Tampoco lo ha intentado. No… no debo ser su tipo —dijo encogiéndose de hombros. Había visto interés en sus ojos, en sus labios al relamerse…, pero no había pasado de allí.

Dafnis y Ámpelos se miraron entre sí antes de mirarlo de nuevo. Más interrogantes.

—¿Cómo te llamas? —inquirió Dafnis.

—Jacinto.

—Ya, seguro —se burló el chico, y su compañero ahogó una risita—. ¿De dónde vienes?

—De la capital.

—Vaya —silbó con admiración—, eso está muy lejos. ¿Has comido algo? —Akron negó de nuevo. Dafnis le lanzó una manzana que cazó al vuelo sin dificultad—. Pues come, y duerme, y relájate. Ya ha pasado todo. Esta noche descansamos. No hay muchas noches así, aprovéchala.

Akron cogió la manzana y le dio un mordisco. Sabía a gloria. Su expresión debió ser bastante elocuente porque los dos muchachos empezaron a reír. Dafnis se sentó y palmeó el banco a su lado indicándole que tomara asiento junto a él. Akron obedeció, sin dejar de devorar la fruta.

—¿Higos? —le ofreció Dafnis y se rio a carcajadas cuando Akron le arrebató la fruta de las manos y la engulló sin pararse a respirar—. Con calma —le advirtió—. Vas a…

Como para confirmar sus palabras, Akron se atragantó y tosió inquieto, intentando expulsar la comida. El muchacho rubio le palmeó la espalda y le tendió un vaso lleno.

—Gracias —murmuró Akron cuando pudo recuperar la respiración.

—Tranquilo, Jacinto —repitió Dafnis con sorna—. Aquí no te faltará ni comida ni vino.

—Esto no puede llamarse así. Lo que daría por un buen trago de vino —dijo Ámpelos con una mueca, y dio un trago a su vaso—, pero del de verdad, del que sirven arriba y no estos meados de burra.

Era cierto. El contenido de su vaso era poco más que vinagre aguado. Akron contempló su propio reflejo distorsionado en la superficie del líquido.

—Akron —dijo con timidez, contestando a la pregunta que le habían formulado antes—, mi madre me llamaba Akron.

—Vale, no ha sido tan difícil, ¿no? —comentó Dafnis.

—Yo me llamo Hierón —se presentó el joven de piel oscura y ojos brillantes que había conocido como Ámpelos—. Me vendieron de niño cerca de Cartago. Nací en el país del sol y ahora estoy condenado al reino del cielo que mea sin parar —protestó y mostró sendas hileras de dientes blancos en una amplia sonrisa.

—Yo soy Dafnis —anunció Dafnis con una sonrisa triunfal.

—¿De verdad? —se sorprendió Akron.

—¡De verdad! —se rio el joven—. Mi madre regentaba una caupona cuando conoció a Pulvio. Él escuchó mi nombre y dijo que era una señal. Y me compró y acabé aquí. A mi madre no le importó mucho, tenía doce hijos más. Fin de la historia. Y bien, Akron, ¿qué hiciste tú para acabar en el culo del mundo?

Akron contempló la pieza de fruta que tenía entre las manos. Su gusto se había vuelto amargo en la boca. Ya no tenía hambre.

—Mi… amo murió de forma repentina y… su primera esposa decidió vender a sus esclavos. Supongo que no quería nada suyo cerca.

—¿Su primera esposa? —preguntó Dafnis, el joven parecía tener una personalidad curiosa y jovial. Ni siquiera se planteaba el dolor que causaban sus pesquisas.

—Se había divorciado de ella. La segunda esposa murió en el mismo accidente que él.

—Tal y como lo has dicho, accidente suena poco accidental —dijo Hierón con una mueca.

—Ya —coincidió Akron.

—Joder, Hierón, mira qué cara ha puesto. No amargues más al nuevo —protestó Dafnis dando un puñetazo en el hombro del moreno—. No te preocupes. Aquí las cosas no están mal. Se trabaja duro, pero los clientes están limpios y la mayoría no son ni brutos ni viejos. Y Pulvio hace pagar caras las marcas así que no suelen golpearnos. Además, ya lo has visto, tenemos mucha fruta para comer, dice que así sabemos mejor —dijo con una sonrisa torcida—. Aunque sería genial si se la comieran ellos.

—Anímate, Akron —coincidió Hierón—. Dafnis tiene razón: hay miles de sitios peores que este. Has tenido suerte de que te comprara Pulvio.

—Sí —dijo y se obligó a sonreír—, he tenido mucha suerte.

 

 

El cuerpo del joven galo olía a miel tostada y ese aroma lo volvía loco. Cerró los ojos y redobló sus acometidas contra las bronceadas caderas de su amante, hundiéndose en sus entrañas, liberando los gemidos encerrados en su pecho. Cuando se presentó el orgasmo, lo arrastró con el ímpetu de una marea y recorrió cada fibra de su cuerpo en una descarga que se materializó en cálida semilla derramada en el interior de su Ganímedes.

Con la respiración apenas recuperada, palmeó el trasero del muchacho y salió de su cuerpo con gestos vacilantes.

—¿Está satisfecho, domine? —jadeó el joven.

—Mucho —respondió con la voz entrecortada por el esfuerzo—. Mucho. Como siempre. Puedes vestirte.

Ganímedes recogió su escasa ropa del suelo y empezó a ponérsela mientras una esclava ayudaba a Pulvio con sus vestimentas.

—Mañana tienes la visita del edil —recordó—. No te apresures, pero ocúpate de que todo esté preparado para su llegada. Dile al chico nuevo que te acompañe.

—¿Jacinto? —preguntó Ganímedes con curiosidad.

—Jacinto, sí. —Pulvio apenas recordaba el nombre que acababa de ponerle—. El príncipe… —murmuró para sí—. Que te acompañe Jacinto. Instrúyelo en todo, quiero que aprenda el oficio a la perfección. Es novato en estas lides.

—¿Novato? —se extrañó, pero enseguida recuperó la compostura—. Sí, domine.

—Así es, nadie lo ha tocado nunca y… —una idea se dibujó en su mente, una que podía ser muy provechosa— y quiero que siga así. Llévatelo contigo y quiero que Dafnis y Ámpelos se lo lleven también. Que… que juegue con vosotros, pero no os paséis. Quiero que todos los clientes lo vean y lo deseen y que ninguno, ninguno, pueda tocarlo. Les pondré la miel en los labios, haré que se relaman con ella y, cuando casi puedan degustarla, se la quitaré. Quiero que lo deseen, quiero que lo deseen con toda su alma. Quiero que lo deseen hasta el punto de que paguen cualquier cosa por él.


[1] En latín, amo o señor.
[2] En latín, proxeneta.
[3] Catamita o catamito, variación del griego Ganímedes y que significa copero. Un eufemismo para referirse a alguien que ejerce la prostitución masculina.
[4] Funcionario del gobierno que se ocupaba de dejar constancia de los requerimientos legales.
[5] La alta sociedad.
[6] En latín, prostituta de lujo.
[7] Dios griego famoso por su belleza y juventud.
[8] En latín, taberna.
[9] Joven héroe amante del dios Apolo.
[10] Joven sátiro amante del dios Dionisos.
[11] Joven pastor amante del dios Pan.
[12] Príncipe troyano, raptado por Zeus y llevado al Olimpo para ser el copero de los dioses.

4 replies on “En la sangre •Capítulo 1•

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Los datos de carácter personal que proporciones rellenando este formulario serán tratados por Ediciones el Antro como responsable de esta web, cuya titularidad corresponde a Elena Naranjo González, con NIF 74927972K. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos es que puedas dejar comentarios en nuestros productos y entradas y, si lo selecionas, el envío de emails con novedades, primeros capítulos, promociones... Estos datos estarán almacenados en los servidores de OVH HISPANO, S.L., situados en la Unión Europea (política de privacidad de OVH). No se comunicarán los datos a terceros. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@edicioneselantro.com, así como tu derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información completa y detallada sobre protección de datos en nuestro AVISO LEGAL Y POLÍTICA DE PRIVACIDAD.