No debes controlar a Chris, si no estás preparado para liberarlo después. No debes romperlo, si no sabes cómo recomponer sus pedazos. No lo azotes, si no valoras realmente el significado de sus lágrimas. No le proporciones dolor, si no comprendes que él te lo pide para complacerte. No lo aceptes, si no estás dispuesto a llevarlo hasta sus propios límites.

Judit Caro

Deseos ocultos

No sabía cuánto tiempo llevaba esperando. Lo mismo pudiera haber sido una hora, o tres. Era de noche y solo había una farola en ese tramo de la calle, pero aun así permanecí oculto entre las sombras bajo el portal del viejo local vacío y en alquiler que quedaba justo enfrente.

Judit Caro

Y todo sigue

No veo nada. No puedo moverme.

Bueno, no es que no pueda, es que no debo. Ni quiero. Es mi deseo y mi deber obedecer todas y cada una de las órdenes de mi Amo. De lo contrario, él podría sentirse decepcionado y yo no soporto que ocurra eso. Eric lo ha hecho francamente bien durante los últimos cinco años.

|Este relato es de acceso exclusivo para los lectores de Slave, de Judit Caro|