Te levantas una mañana y la persona a tu lado decide que prefiere ver vacío tu hueco sobre el colchón. Y entonces tú te quitas de en medio y no tienes ganas ni de respirar, y te preguntas qué te hace tan insignificante para que sea así de sencillo librarse de ti.

Ilustraciones de Lehanan Aida

Niko, Nathan y Kei según su autora. ¿Te los imaginabas así?

«La melena negra y brillante le llegaba a los hombros y, de algún modo, hacía juego con su rostro de facciones marcadas y sensuales y su piel bronceada. Incluso su voz era profunda y llena de confianza; lo único que desentonaba eran los ojos azules, típicamente británicos y un tanto fuera de lugar en aquella cara tan mediterránea. En cualquier caso, le sentaba bien el contraste; aportaba suavidad a un conjunto que, de otra forma, se habría pasado de enérgico para su gusto».

«Sí, era muy guapo, la luz no revelaba ningún defecto que la penumbra del Grotto hubiera ocultado. La única diferencia era que allí no había podido percibir la profundidad y la belleza de sus grandes ojos oscuros, tan discordantes junto a esa piel blanca y los claros cabellos rojizos. No, «discordantes» no era la palabra; más bien complementaban unas facciones tan regulares y exquisitas que, sin ellos, se habrían excedido en delicadeza. Justo lo contrario de lo que sus ojos azules aportaban a su propio rostro».

«Sin duda aquel debía ser uno de los asiáticos más guapos que había visto en su vida. Sus rasgos eran regulares, delicados sin resultar afeminados; la nariz era fina, los labios bien proporcionados y con una curva pronunciada, y el flequillo negro le caía, como al descuido, sobre la sien izquierda, enmascarando unos ojos… Nathan arqueó las cejas; también eran azules, y su claridad destacaba a voces en el marco de aquellos óvalos rasgados de pestañas oscurísimas».

Deja que la música envuelva tu lectura...

Estamos acostumbrados a que las películas tengan una banda sonora. Los libros son otra cosa… ¿o no? Aquí te dejamos con la lista de canciones que Corintia ha seleccionado para crear la mejor atmósfera auditiva mientras lees La otra versión del Trío. Puedes escuchar la mayoría de ellas en Spotify con el reproductor que tienes más abajo (o busca la lista de reproducción de La otra versión del Trío o al usuario Ediciones el Antro desde la app de Spotify). Si no, también te dejamos con los enlaces a YouTube, que ahí sí están todas.

Para escucharlas en YouTube, solo tienes que pinchar en el triángulo rojo que hay al final de cada título.

  • Tema general: Trío en mi bemol mayor de Schubert (arreglos de Howard Blake)
  • Capítulo I, pág. 11 (carrera): No Man Army de The Prodigy & Tom Morello
  • Capítulo VI, pág. 105 (anuncio de Otoño): The Two Trees de Loreena Mckennitt
  • Capítulo VI, pág. 114 (vídeo musical): Bullets de Archive
  • Capítulo VII, pág. 136 (baile): Freelove de Depeche Mode
  • Capítulo VIII, pág. 163 (concierto): Sonata para dos pianos en re mayor K. 448 de Mozart
  • Capítulo IX, pág. 182 (anuncio): Diamonds de Rihanna
  • Capítulo X, pág. 220 (clib BDSM): Terrible Lie de Nine Inch Nails
  • Capítulo XI, pág. 247 (baile): Closer de Nine Inch Nails y Ding Dong Song de Günther
  • Capítulo XI, pág. 250 (cuarteto mixto): I Like It de Moby
  • Capítulo XII, pág. 276 (Irlanda): Women of Ireland de Mike Oldfield
  • Capítulo XIII, pág. 303 (pelea y conversación): Walking In My Shoes de Depeche Mode
  • Capítulo XIV, pág. 325 (trío): You Wanted More de A-Ha
  • Capítulo XV, pág. 331 (vídeo musical): Somebody That I Use To Know de Gotye
  • Capítulo XV, pág. 338 (Nat y Niko; despedida): The Other Side de Michael Nyman

Si tienes cuenta en Spotify, te va a resultar muy sencillo echarle un vistazo (o una oreja) a nuestras listas de reproducción: la banda sonora de los «antritos».

Yo ya no sé cómo vivir sin vosotros.

El trío al completo (piano incluido). Ilustración de Lehanan Aida